El sistema de pensiones es inviable y está condenado

El desequilibrio del sistema de pensiones en España

Las últimas novedades sobre el sistema de pensiones español no son muy alentadoras, sin ir muy lejos la información que hemos recibido estos últimos años es que la hucha se quedará vacía y muy pronto. ¡Sí, así de alarmantes son las novedades!
Sin ir muy lejos, el Banco de España pedía al Estado que busque más ingresos (impuestos) o se recortarán las pensiones a poco tardar… ¿Pero qué está pasando? ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

España se encuentra dentro de la misma problemática que tienen muchos países: “la sostenibilidad del sistema de pensiones”.

ANTECEDENTES Recordemos que en el año 1967, cuando entra la Ley de la Seguridad Social, se aplica un método que está basada en el “reparto” o redistribución de un fondo común creado por los trabajadores activos (pagan mediante sus contribuciones). Este sistema de reparto tiene una ventaja, es solidario. Y un incoveniente: acaba siendo no sostenible. El sistema asume que a cierta edad, todos tendremos derecho a una pensión, ¿suena bien verdad? Pero no ha ido como se esperaba porque en el camino han ido evolucionando diferentes variables, y las más importantes no son las económicas sino las demográficas que obligarán a modificar la ley tarde o temprano.

EL PROBLEMA es la insostenibilidad del modelo de reparto actual, porque como ocurre es necesario retirar dinero de otros fondos presupuestarios para poder pagar las actuales pensiones. O de deuda, sí se recurre a deuda pública para pagar gastos corrientes -como la paga doble de julio-. Un error financiero colosal que hipoteca al país entero. Nos enfrentamos a un problema de “liquidez” porque las actuales contribuciones no están cubriendo las cifras de las obligaciones de las pensiones. Gastamos más que ingresamos.

Actualmente la población activa está contribuyendo con la esperanza de que este le sea devuelto cuando se jubilen. ¡Qué decepción se van a llevar!

¿DÓNDE ESTÁ EL GRAN PROBLEMA? Si el problema demográdfico no fuese suficiente, en las actuales recaudaciones (ingresos por salarios), recordemos que estamos iniciando una lenta recuperación de una crisis económica donde el desempleo es una realidad que afecta a la población mundial. Cotizan menos y sobre bases menores (sueldos menores).

Esta generación, y siguientes, está al borde de un abismo financiero.

La zona euro arrastra la crisis financiera aproximadamente desde el año 2,008. Y España, Grecia y Croacia son los países que registran un mayor número de desempleo (España es el segundo país con la tasa más alta de gente en paro) y con una recuperación más que lenta, lo que viene agravando y afectando las variables económicas al actual sistema de pensiones.

España contabiliza un total de 3.461.128 desempleados (personas que no cotizan, es decir: no aportan fondos a las cotizaciones sociales).
Volviendo al problema demográfico, cada vez tenemos menos nacimientos y se prevee que esto irá en aumento durante los próximos 15/25 años… Hay que sumar el poco crecimiento que tendrá nuestra población y añadir el envejecimiento de la población.

Las tasas demográficas son una bomba de relojería para las pensiones.

¿Cómo se traduce esto? En una crisis insostenible para el actual sistema de reparto: “MAS GASTOS QUE INGRESOS” al tener menos nacimientos igual a menos ingresos (menos población activa a largo plazo) con una población envejecida con mayor esperanza de vida la cual se le tiene que pagar las pensiones durante más tiempo.

LA NECESIDAD Necesitamos urgentemente abordar un sistema nuevo de pensiones. Los gobiernos deberán aceptar que es necesario trabajar en un modelo que mejore el panorama futuro. Muchos economistas han analizado el sistema y proponen que España haga un cambio a un modelo de capitalización donde se incentive el ahorro (modelo que ya muchos países están empezando a valorar).

LA “SOLUCIÓN” es el modelo de capitalización que incentiva a que los futuros pensionista cuenten con capital ahorrado para el momento de su jubilación. Es decir: el que haya ahorrado, tendrá eso para sí mismo. Y el que no haya ahorrado que vaya pensando en pedir dinero en la calle. Ya no es: otros me pagarán la jubilación, como yo la pagué a otros, sino que en el futuro cada uno se pagará su propia jubilación. Este modelo es el que llegará tarde o temprano, depués de pasar por un modelo mixto, para suavizar el enorme cambio que se nos viene encima.

Lo que está claro es que los actuales gobiernos no pueden resolver el problema que nos estallará en la cara.

Si nos conformamos con esperar que alguien haga algo, podemos llegar a un callejón sin salida. Si no los resuelto los políticos, no es porque no quieran, o no sepan cóm, es porque no tiene solución. No al menos una que guste a la gente. Lector, no es lo que haga el gobierno de turno, es más bien lo que hagas tú al respecto. Voy a decirlo: nadie pagará tu jubilación. La cuestión es: ¿tienes un plan?, ¿una estrategia?

Empieza a considerar que deberemos crear un ahorro privado, una hucha particular, un seguro privado… que pueda asegurar un capital mínimo a la jubilación.

Asistimos a la muerte anunciada de las pensiones.

Si quieres diseñar tu plan de jubilación, una estrategia propia, te recomiendo leer mi libro: ADELANTA TU JUBILACIÓN, disponible en Amazon y en tiendasamso.com

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *